Aunque nacido en Barcelona, el chef Javier Fuster se siente onubense de corazón, la tierra que le recibió con los brazos abiertos hace 22 años. Comenzó su andadura profesional recorriendo todos los escalafones del mundo de la restauración con tan sólo 17 años, edad en la que empezó a trabajar. Pero su espíritu inquieto y su capacidad de aprendizaje le llevaron a descubrir su pasión por el mundo de la cocina cuando era Jefe de Sala en el restaurante Aranda, el prestigioso templo del buen comer del Hotel de cuatro estrellas, Aracena Park.

Javier Fuster se propuso perseguir sus sueños y cambiar servir platos que otros elaboraban por colocarse el mandil y el gorro para hacer lo que más le gustaba: trabajar entre fogones. Comenzó como pinche para coger experiencia en el restaurante Aranda y en 2009 llegó a ser segundo en la cocina en el restaurante Cobertizo, de tres tenedores.

Con la idea de aunar sus conocimientos culinarios prácticos con una formación reglada, en 2014 se inscribió en la prestigiosa Escuela de Hostelería de Sevilla y cuando finalizó sus estudios regresó a Aracena con la ilusión de poder demostrar su valía. Fue el restaurante Puerta 20 el que le brindó la oportunidad y, hoy por hoy, como jefe de cocina de este establecimiento de hostelería de Aracena deleita a la clientela con sus originales y creativos platos en los que pone toda su pasión conjugando la tradición culinaria serrana con toques vanguardistas y actualizados para crear platos que son todo un placer para el paladar.